Sin categoría

Deliro y miserias de una política galáctica

La-presidenta-de-la-Comunidad-de-Madrid-Esperanza-Aguirre-muestra-una-camiseta-del-Real-Madrid-en-presencia-del-presidente-de-este-club-madrileño-Florentino-Pérez.-Foto-EFE-PRIMICIA-DEPORTIVA.COM_

Haciendo gala del clásico oportunismo de los populistas, Esperanza Aguirre se ha despachado recientemente en ABC con una ocurrencia genial: hagamos del negocio del fútbol –tan próspero en España que ha conseguido colocar al Madrid y al Atleti en la final de Champions– el modelo para la educación de nuestros niños y mayores. No se trata de una boutade, ojo. Es oportunista su apelación al circunstancial éxito europeo de dos equipos madrileños. Pero la idea de fondo que la expresidenta de la Comunidad de Madrid defiende se basa firmes convicciones, las cuales le han ido reportando cierto prestigio en esos círculos liberales donde puedes pasar por persona ilustrada con solo haber leído un poco a Milton Friedman; lo de menos es que escribas cartas plagadas de errores ortográficos dirigidas precisamente a los profesores.

Friedman –el apóstol de la “libertad para elegir” que a la hora de ensayar sus teorías sobre la liberalización de la enseñanza y otros servicios públicos eligió como laboratorio el Chile de Pinochet– es el héroe de Aguirre, pero no el único. Los tres pilares del modelo futbolístico que también querría educativo tal vez habrían sido suscritos por los Chicago Boys, pero más bien compendian el credo madridista de Florentino Pérez, ese millonario igualmente apasionado de la “libertad para elegir” que en los estatutos del Real Madrid introdujo como requisito para ser elegido presidente, adivínenlo, el ser millonario. Esas tres patas que Aguirre destaca son: los cracks extranjeros (que gozamos en la Liga, dice, gracias a una liberalización del mercado modélica), la perfecta compatibilidad de estos cracks con el desarrollo de “futbolistas nacionales”, y la importancia suprema del resultado. ¿Les suena?

En qué consiste esta política basada en Zidanes, Pavones y resultadismo nos lo ha enseñado ya la historia: básicamente en gastarse lo que uno no tiene (pero Bankia sí, aunque –¡ay! – al final tampoco) comprando un…

Sigue leyéndolo en FronteraD

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s